Facebook Twitter Google +1     Admin

Cine negro. Ediciones Vitruvio. Poesía.

20151229195432-philip-marlowe.jpg

PHILIP MARLOWE

A la luz de la lámpara el detective mostraba un color verde preocupante.

Philip sabía comportarse  en la leyenda

y ellos lo habían adivinado de antemano,

antes de subir hasta aquel despacho, más cerca de las nubes

que del infierno. Qué me dice ¿Contamos con usted?

No asimilaba los dedos con uñas tan largas en un hombre

ni esa risa de conejo asustado, tampoco el pañuelo alrededor

de su  cuello, aunque la ansiedad era sincera.

Un mayordomo y su señor pretendían que husmeara en la basura

de un político singular, despreciado por todos,

menos por su mamá y ese desaparecido amante,

de rizos negros en una fotografía pasada.

Liberar el oro de la paja y, sin aspavientos. The End sin titulares.

Un brandy largo abrió el grifo del señorito y el mayordomo

se apresuró a consolarlo con un cigarrillo.

Philip  no entendía esa clase de amor. Una rubia era una rubia y un hombre,

un mentón susceptible de ser partido en una pelea.

Alguien en quien puedes confiar una sola vez en tu vida.

O ni siquiera eso.  Lágrimas  como aquellas le venían grandes

como las camisas de su portero.

Se sentía viejo para aprender a jugar con otras cartas.

El muchacho realizaba florituras con sus manos

al explicarle el abandono y la desaparición de su bailarín,

por culpa del político corrupto y celoso. Artie impresionó el momento

con su contrabajo en esa casa de putas rutilantes

de la noche. La ruleta giraba vertiginosa, apostó

a que aquel muchacho le mancharía de mocos

cuando le dijera: que bien, que buscaría, que recibirían

sus noticias, pero que la ciudad era muy grande.

Más brandy, esta vez con un brindis dulzón como una orquídea.

El mayordomo se limitó a cabecear feliz. Después desaparecieron

amo y criado, abandonando un aroma a comida cara en el despacho.

Si le contara a Mona tal vez se riera o tal vez le apeteciera

desplazar allí sus largas piernas para bailar sobre el escritorio.

Ahora Artie  con Benny  Goodman al clarinete.

El amor está en todas partes. De la bragueta al corazón

hay un paso, como de la cabeza a esa joya finamente tallada

que las mujeres utilizan de arma mortal. Y esta noche

el K.O. me llegará por una paliza de Mona, sí, seguramente.

La brisa agitaba las cortinas cuando Philip Marlowe marcó

el número de siempre.  

29/12/2015 19:54 franciscagataamate Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris