Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Agosto de 2015.



A una mujer que barría el balcón desnuda.

20160227195515-arbol-en-forma-de-mujer.jpg

A UNA MUJER QUE BARRÍA EL BALCÓN DESNUDA
by Francisca Gata Amate.

Ayer hermosa venía por la plaza, andaba cabizbajo, reflexivo,
rumiando el pan de un pensamiento,
callando mi verdad de estar tan vivo, pues que inútil mortal,
consideraba que no hay mayor prodigio,
y no es derroche, para sentirse ledo,
que una cama bien hecha, con sus sábanas
y una pájara pinta, tan pintada, que de churretes
te tiña la almohada. La tarde olía a palomas mensajeras,
a muchas, defecando, a turbamulta
y el sol se defendía a mamporrazos
con la cruel y díscola penumbra.
Y fue que, por observar tan singular batalla,
noté ganas de alzar ojos y cejas,
también elevé un poco la cabeza, lo justo,
nada más, lo imprescindible.
Y al mirar perdí los imperdibles, pues te vi, hermosa mía,
sin más prenda que una villana escoba
que barría, accionada por tu impulso,
qué de polvo soltaba tu impereza,
parecía que barrías el desierto y al tiempo,
mujer limpia, liberada,
meneabas los labios con el gesto
de cantar las canciones más ansiadas,
para ser animales en el lecho.
Sólo un mendigo poblaba la placita y al mirarme mirar,
miró conmigo y pensó, ya ves tú si no es delirio
que, o bien el tinto tetrabrik estaba malo
o se había pasado en el ingesto.
Qué nalgas dije yo, y él sin dudarlo mencionó
que el demonio tiene cuerpo y es cuerpo como el tuyo, relicario,
aunque despida fuego, mas transforma la vida
en algo muerto. Qué pechos, qué plumón,
quién fuera sueño para entregarse loco
al edredón, a la marea de caderas tan noblemente sanas,
morder, obviando el daño, esa manzana
y así pasar los años o los días.
Quién fuera palo de escoba, aquel palo,
para ser por ti mujer tan agitado
que, aunque levante polvo,
no te produzca alergia o un prurito,
comparados los polvos con la paja
que en este ojo ajeno se ha clavado.
Y el mendigo: “ay qué ver, yo es que no salgo
seco de este asombro”, y más vino y eructos en mis hombros,
El mendigo era un cerdo
y mendigaba para pagar su casa de la playa.
Eso me dijo el muy, muy, muy ladino,
y me cachis, si por Dios, no le aticé,
porque, yo estaba, y es fácil de creer,
con una erección que me alarmaba,
porque al verte de lejos, tú barrías,
porque aunque trempara y trepara,
no eras mía, quizás en esa torre secuestrada
tenía algún señor tu lozanía.
Y mis ingles reclamaban oro puro,
de tu piel el chorreo de ambrosía,
de esa boca que, adiviné perlada,
quería desprender otras palabras,
las que el amor disfraza de poesía.
Y así estaba que no estaba
cuando noté un calentor en mis pisadas,
oh, terror, era el mendigo que en mis huellas
sin tiento vomitaba mientras yo con los ojos te comía.
Ay qué asco y qué dulzura y qué ansia por volar
a tus macetas y libar como abeja, como mosca chupar,
como mendigo seco, el sudor que escapaba de tus piernas.
Pero me fui, porque salió tu madre y me vio tan salido
y tan manchado que al borracho y a mí levantó mano,
como si fuera un acta levantada,
para advertir que venía soldadesca,
que a la guardia civil había llamado,
policía nacional y guardia urbana.
Le faltó por llamar a los bomberos,
¡joder! con esa madre, no descansa.
Claro que, si das a menudo en barrer
el balcón de tus amores, sin blusa, sin enagua,
sin yo qué sé, un velo que te cubra,
tu madre habrá costumbre de llamada
y habrá costumbre de acudir muy presto,
pues no todos los días te agasajan
con salvar damisela desnudada,
barredora, cuerpo enhiesto, que te pone tan tonto
que tonteas y se te salen los ojos de los cestos
y te dejas vomitar cual papelera,
porque tienes en el cuerpo tanto gusto
que crees que eres tu quien se derrama
contemplando las gracias de la gracia.
Adiós mujer, ya volveré mañana,
dile a tu madre que se introduzca el dedo
de marcar en esa parte
ideal, si lo que quieres es sentarte,
o darte al ventoseo cuando hay necesidad
o hay cachondeo o pretendes calentar el frío hogar.
En fin, lozana, no barras sin un chal,
no ves que matas.
Adiós preciosa, ponte ropa interior u
otra cosa, no sea que te resfríes y te mueras 
y el mástil de mi bandera se me tronche,
qué haré los sábados, si salgo por la noche,
si mi ejército asedia algún fortín,
ridículo estratega pareciera y tú,
mi bien, desnuda calavera.

16/08/2015 13:46 franciscagataamate Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Fuera del tiempo. Premio de internacional de poesía Odón Betanzos 2008. Diputación de Huelva. Francisca Gata

 

Una nueva tribu de amazonas,

aterradas luchadoras  contra el miedo,

a pecho florecido.

Elegidas al azar por todo el orbe,

así, de un trazo.

Así, sin desearlo.

Así, en íntimo desorden.

Con el lenguaje seco de nostalgia.

Con la rosa amputada pero vivas,

ansiando más edad y más amor.

Con signo del zodíaco: cáncer.

16/08/2015 18:57 franciscagataamate Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris